Ir al contenido principal

Curar una enfermedad va más allá del alivio de los síntomas

Cuando a uno le duele la rodilla lo primero que desea es que le deje de molestar. Quizás el tratamiento inicial es usar un analgésico o un antiinflamatorio. Y es lógico hacer esto, pero no deberíamos quedarnos aquí. Junto con nuestro médico deberíamos investigar las causas y actuar en consecuencia. El mencionado dolor de rodilla puede ser la consecuencia de un golpe recibido haciendo deporte, de una mala postura al sentarse o del estrés, que ha atacado a la parte de nuestro cuerpo que estaba más débil.

Para ir más allá de los síntomas, el profesional médico debe (o debería poder) conocer nuestra forma de vida, nuestros hábitos, cómo nos enfrentamos a los problemas,… Para ello necesita implicación y tiempo. Lo primero existe prácticamente siempre. Lo segundo ya es otro tema… En muchos sistemas sanitarios el paciente se ha convertido en un número y el médico ha de atender en X minutos a cada uno de ellos. Creo que esto es una visión a corto plazo y nada aconsejable, Si las enfermedades no se tratan en profundidad vuelven a producirse, lo que conlleva más sufrimiento y también más gasto económico.

Algunas terapias, entre ellas la homeopatía, abogan por ir más allá. Curar es mucho más que atajar unos síntomas. Cada persona es diferente, tiene una constitución física distinta, reaccionamos de diferente manera ante los problemas y enfermamos distinto. Pongamos dos ejemplos. Pedro padece de insomnio causado por el estrés en el trabajo y se levanta todas las mañanas con dolor de cabeza, María tiene un problema de asma, que le impide descansar adecuadamente por la noche y los días que ha dormido poco le duelen las articulaciones. Quizás en un primer momento se pueden tomar analgésicos y medicamentos que ayuden a conciliar el sueño, pero los verdaderos objetivos serán solucionar los problemas de Pedro en el trabajo y averiguar la causa última del asma de María.

La homeopatía es especialmente eficaz en pacientes que de forma reiterada padecen infecciones (de garganta, de oídos, urinarias, etc.) y en las enfermedades crónicas. En dichos casos el médico homeópata va a investigar cada caso en profundidad para ofrecer un tratamiento totalmente personalizado. Por ello la primera consulta es aproximadamente de una hora de duración. La homeopatía toma la enfermedad como un desequilibrio que afecta al individuo en su totalidad. Para equilibrar el organismo será necesario implicación y dedicación del profesional médico y también del paciente, que debe estar dispuesto a cambiar los hábitos que sean necesarios.


Entradas más populares de este blog

CERRADO POR DEFUNCIÓN

Imagina que un día, cuando llegas a tu puesto de trabajo encuentras la puerta cerrada y un cartel que pone: “Cerrado por defunción”… Esto es más o menos lo que les ocurrió a los protagonistas del cuento para reflexionar que hoy queremos compartir con nuestros lectores. Allá va…
Un día, cuando los empleados de una gran empresa llegaron a trabajar, encontraron en la recepción un enorme letrero en el que estaba escrito:
“Ayer falleció la persona que impedía el crecimiento de Usted en esta empresa. Está invitado al velatorio que se realizará esta tarde, cuando finalice la jornada laboral, en el área de deportes”.
Al comienzo, todos se entristecieron por la muerte de uno de sus compañeros, pero después comenzaron a sentir curiosidad por saber quién era el que estaba impidiendo el crecimiento de sus compañeros y la empresa.
Miles de rumores se extendieron a la par que un silencio aplastaba el ambiente, nada como la muerte para introducirnos en nuestros pensamientos más existenciales.
Como e…

Trastorno narcisista de la personalidad

Hoy ponemos el punto de atención en describir cuáles son los rasgos característicos del trastorno narcisista de la personalidad puesto que esto puede ayudarnos a identificar si nosotros mismos tenemos tendencia a estas actitudes de búsqueda constante de admiración por parte de los demás o por el contrario observamos que alguien de nuestro entorno está en este punto.

El Reloj Biológico Chino; ¡No falla!

En la medicina tradicional china hay un tiempo para cada cosa, organizarse bien y saber que actividades hacer en cada momento del día es crucial para la salud. Nuestros cuerpos funcionan como relojes mecánicos, cada órgano y meridiano tiene un período de unas dos horas en que el qi (energía) está en el nivel máximo.
En la medicina china el día se divide en 12 períodos de dos horas, son las llamadas “12 ramas terrestres” y reciben los nombres siguientes: zi, chou, yin, mao, chen, si, wu, wei, shen, you, xu y hai.
Los 12 meridianos son los ríos a través de los cuales el qi recorre nuestro cuerpo llegando hasta cada uno de los órganos, éstos funcionan mejor cuando el flujo de energía que reciben es mayor. Por lo tanto el llevar a cabo cierta actividad en el momento adecuado asegura que los órganos y sistemas involucrados estarán en las mejores condiciones. Los trastornos en el flujo de energía derivan en problemas de salud.
Este ciclo de 24 horas se cree que ayuda a saber cuándo hacer e…