Ir al contenido principal

Utilizar la indiferencia como técnica de seducción

La indiferencia en el juego de la seducción puede ser un arma de doble filo. Sin embargo, la mayoría de las personas piensan que esta es la mejor fórmula para seducir a un chico. ¿Cómo lograr aplicar la indiferencia en su justa medida para atraer la atención de otra persona? ¿Cómo ligar?

Sin duda, en ocasiones, menos es más, es decir, unas dosis de desinterés, pueden acercarte todavía más a tu objeto de deseo. ¿Cómo conquistar al chico de tus sueños?

Tres pasos para seducir con tu indiferencia

1. En primer lugar, ten en cuenta el modo de ser de ese chico: si es alguien muy tímido, entonces, no le hagas sufrir de más con tu indiferencia porque directamente pensará que no tienes interés en él.

Para una persona tímida, la indiferencia se convierte en un muro y en una barrera difícil de salvar. En cambio, la indiferencia sí es una buena estrategia para atraer la atención de una persona atractiva que liga con facilidad. Recuerda que un objetivo difícil, siempre causa mayor deseo.

2. Evita la indiferencia absoluta. Juega a tener una cercanía mínima pero no cierres del todo la puerta. Presta más atención a otras personas que al chico que te gusta. Tú eres tu mejor campaña de marketing: por tanto, cuida tu lenguaje corporal. Sonríe y cuida tu imagen física.

3. La indiferencia como técnica de seducción tiene como objetivo pasar de menos a más en la atención que prestas a esa persona que te gusta. De esta forma, gracias a este progreso gradual, cada pequeño gesto también se valora más. Si lo das todo en un primer momento, ser muy evidente puede volverse en tu contra. El misterio es un plus muy valorado para ligar.

Cuándo no utilizar la indiferencia

No utilices la indiferencia cuando son muy pocas las ocasiones en las que puedes ver a ese chico que te gusta. En ese caso, juega mejor tus cartas y aprovecha esos encuentros para ir tomando algo más de confianza.

Tampoco pierdas el tiempo en jugar a la indiferencia cuando sientes un flechazo con alguien a quien no sabes si volverás a ver. Por ejemplo, puede que hayas conocido a una persona interesante en una fiesta, en ese caso, pídele tu teléfono.

No juegues a la indiferencia por pura soberbia o vanidad. No necesitas ser distante para mostrar tu valor.

En esencia, la indiferencia es ligar sin mostrar interés. Pero conviene tener cuidado para no llevar esta ideal al extremo.  O para no aplicarla en los amores imposibles. La indiferencia no hace milagros.


Entradas más populares de este blog

CERRADO POR DEFUNCIÓN

Imagina que un día, cuando llegas a tu puesto de trabajo encuentras la puerta cerrada y un cartel que pone: “Cerrado por defunción”… Esto es más o menos lo que les ocurrió a los protagonistas del cuento para reflexionar que hoy queremos compartir con nuestros lectores. Allá va…
Un día, cuando los empleados de una gran empresa llegaron a trabajar, encontraron en la recepción un enorme letrero en el que estaba escrito:
“Ayer falleció la persona que impedía el crecimiento de Usted en esta empresa. Está invitado al velatorio que se realizará esta tarde, cuando finalice la jornada laboral, en el área de deportes”.
Al comienzo, todos se entristecieron por la muerte de uno de sus compañeros, pero después comenzaron a sentir curiosidad por saber quién era el que estaba impidiendo el crecimiento de sus compañeros y la empresa.
Miles de rumores se extendieron a la par que un silencio aplastaba el ambiente, nada como la muerte para introducirnos en nuestros pensamientos más existenciales.
Como e…

Trastorno narcisista de la personalidad

Hoy ponemos el punto de atención en describir cuáles son los rasgos característicos del trastorno narcisista de la personalidad puesto que esto puede ayudarnos a identificar si nosotros mismos tenemos tendencia a estas actitudes de búsqueda constante de admiración por parte de los demás o por el contrario observamos que alguien de nuestro entorno está en este punto.

El Reloj Biológico Chino; ¡No falla!

En la medicina tradicional china hay un tiempo para cada cosa, organizarse bien y saber que actividades hacer en cada momento del día es crucial para la salud. Nuestros cuerpos funcionan como relojes mecánicos, cada órgano y meridiano tiene un período de unas dos horas en que el qi (energía) está en el nivel máximo.
En la medicina china el día se divide en 12 períodos de dos horas, son las llamadas “12 ramas terrestres” y reciben los nombres siguientes: zi, chou, yin, mao, chen, si, wu, wei, shen, you, xu y hai.
Los 12 meridianos son los ríos a través de los cuales el qi recorre nuestro cuerpo llegando hasta cada uno de los órganos, éstos funcionan mejor cuando el flujo de energía que reciben es mayor. Por lo tanto el llevar a cabo cierta actividad en el momento adecuado asegura que los órganos y sistemas involucrados estarán en las mejores condiciones. Los trastornos en el flujo de energía derivan en problemas de salud.
Este ciclo de 24 horas se cree que ayuda a saber cuándo hacer e…