Ir al contenido principal

Las palabras... ¡también hacen daño!

El problema de las palabras es que pueden hacernos daño mucho tiempo después de haberlas escuchado, ya que se quedan en nuestro subconsciente y van minando nuestra autoestima ¿Alguna vez te has parado a pensar en el poder que conllevan las palabras? ¿Reflexionaste sobre aquello que dijiste mientras discutías? Aunque las palabras no puedan tocarse, pueden acariciar o arañar el alma en unos segundos.

Lo que a veces decimos

Imaginen que alguien le dice con insistencia a un niño, o incluso a ustedes mismos, que no valen para nada. Esa persona puede ser su madre, su padre, su amigo, etc… O un conjunto de personas a lo largo del tiempo. La acusación puede ser injusta y exagerada, pero, si se la repiten mucho, la mente inconsciente puede jugarle una mala pasada, porque la almacenará, junto al sentimiento de cólera, depresión o resignación.

Con el paso del tiempo, podemos empezar a creer que en realidad, no valemos para nada y que somos incapaces de realizar algo bien, ya que nuestra mente inconsciente activará el mensaje automático que teníamos guardado, en aquellas situaciones en las que tenemos que probarnos a nosotros mismos.

Podemos entrar en un círculo vicioso: como creemos que no valemos para nada, actuaremos de acuerdo a ello. Así, la acusación inicial se convierte en realidad, aun en el caso de que, al principio no fuera verdad.

Aun así, no todas las personas almacenan la información identificándose con aquello que les dijeron, también puede ser al contrario, pueden sentirse molestos, ofendidos o decepcionados. Respuestas e interpretaciones hay muchas, tantas como personas. Lo importante del asunto es que cuando nos comunicamos con alguien, ya sea de una manera formal e informal, las palabras que utilizamos son algo muy importante, y en lo que reparamos poco tiempo, sobre todo en las discusiones. Solemos arrojarlas sin reflexionar.

Las palabras suelen pasar desapercibidas muchas veces cuando las usamos, pero otras pueden dejar huellas marcadas para toda la vida.

Las palabras también arañan… ¿Qué hacer para concienciarnos de ello?

Un útil consejo, primero a probar, y luego, tan solo con recordarlo bastará sería hacerle caso a este pequeño relato anónimo:

  • Toma una hoja de papel, y arrúgala, estrújala, dóblala o haz una bola de papel, lo que quieras. Cada uno puede hacerlo a su manera.
  • Luego intenta dejarla como estaba antes.
  • ¿Puedes? ¿Difícil verdad?

Resulta imposible con nuestras manos dejar el papel en el estado en el que lo encontramos, siguen quedando pliegues y arrugas.

El corazón de las personas es como ese papel, la impresión que dejamos en ellos será tan difícil de borrar como esas arrugas, sobre todo cuando lastimamos con nuestras acciones y palabras. Por impulso, a veces no nos controlamos y lanzamos palabras llenas de odio y rencor, y cuando tenemos un momento de reflexión nos arrepentimos, resultando tarde, a veces casi imposible.

Qué distinto sería si pensáramos antes de actuar, o si frente a nosotros estuviéramos solo nosotros mismos y recibiéramos todo aquello que saliera de nosotros.

¡Aprendamos a ser comprensivos y pacientes!

Alguien dijo alguna vez: Habla cuando tus palabras sean tan suaves como el silencio.

¿Te gustó el artículo?

Entradas más populares de este blog

CERRADO POR DEFUNCIÓN

Imagina que un día, cuando llegas a tu puesto de trabajo encuentras la puerta cerrada y un cartel que pone: “Cerrado por defunción”… Esto es más o menos lo que les ocurrió a los protagonistas del cuento para reflexionar que hoy queremos compartir con nuestros lectores. Allá va…
Un día, cuando los empleados de una gran empresa llegaron a trabajar, encontraron en la recepción un enorme letrero en el que estaba escrito:
“Ayer falleció la persona que impedía el crecimiento de Usted en esta empresa. Está invitado al velatorio que se realizará esta tarde, cuando finalice la jornada laboral, en el área de deportes”.
Al comienzo, todos se entristecieron por la muerte de uno de sus compañeros, pero después comenzaron a sentir curiosidad por saber quién era el que estaba impidiendo el crecimiento de sus compañeros y la empresa.
Miles de rumores se extendieron a la par que un silencio aplastaba el ambiente, nada como la muerte para introducirnos en nuestros pensamientos más existenciales.
Como e…

Trastorno narcisista de la personalidad

Hoy ponemos el punto de atención en describir cuáles son los rasgos característicos del trastorno narcisista de la personalidad puesto que esto puede ayudarnos a identificar si nosotros mismos tenemos tendencia a estas actitudes de búsqueda constante de admiración por parte de los demás o por el contrario observamos que alguien de nuestro entorno está en este punto.

El Reloj Biológico Chino; ¡No falla!

En la medicina tradicional china hay un tiempo para cada cosa, organizarse bien y saber que actividades hacer en cada momento del día es crucial para la salud. Nuestros cuerpos funcionan como relojes mecánicos, cada órgano y meridiano tiene un período de unas dos horas en que el qi (energía) está en el nivel máximo.
En la medicina china el día se divide en 12 períodos de dos horas, son las llamadas “12 ramas terrestres” y reciben los nombres siguientes: zi, chou, yin, mao, chen, si, wu, wei, shen, you, xu y hai.
Los 12 meridianos son los ríos a través de los cuales el qi recorre nuestro cuerpo llegando hasta cada uno de los órganos, éstos funcionan mejor cuando el flujo de energía que reciben es mayor. Por lo tanto el llevar a cabo cierta actividad en el momento adecuado asegura que los órganos y sistemas involucrados estarán en las mejores condiciones. Los trastornos en el flujo de energía derivan en problemas de salud.
Este ciclo de 24 horas se cree que ayuda a saber cuándo hacer e…