Ir al contenido principal

Los depredadores emocionales. Parte I

Una mirada, una palabra o una simple insinuación son suficientes para comenzar un proceso de destrucción del otro. Los actos que llevan a cabo los depredadores emocionales son tan cotidianos que a veces parecen normales. Las víctimas callan y sufren en silencio. Mediante un proceso de acoso moral o maltrato psicológico, un individuo puede conseguir hacer pedazos a otro.

Así como en la naturaleza existen los depredadores animales que capturan y aniquilan a otros animales para alimentarse, en el ser humano también podemos observar un fenómeno similar, conocido como el acoso moral, protagonizado por los depredadores emocionales y sus víctimas.

El acoso moral o maltrato psicológico es un fenómeno que se da en todo tipo de ambientes, como en la pareja, en el trabajo, en la familia o en el grupo de amigos.

¿Cómo es el depredador emocional?

El depredador emocional se distribuye entre todas las edades, estatus sociales, culturas y sexo. Aparentemente son sujetos normales, casi nunca líderes. Suelen ser tacaños, egocéntricos y narcisistas.

Su objetivo es el desmantelamiento moral, personal, psicológico y sociológico de las víctimas, pudiendo conseguir muchos que éstas acaben con sus vidas.

Son individuos que se sienten profundamente inferiores, aunque no den esa impresión, ya que se muestran arrogantes y grandilocuentes. Son sacos de remordimientos y rabia enmascarados. Suelen ser de fuerte ideología.

Sienten la necesidad de ser admirados, deseados, con ansias desmesuradas de éxito y poder. Presentan una desconexión con sus emociones, despreciando así, profundamente a sus víctimas.

Cuando son niños, suelen ser los típicos que tiran la piedra y esconden la mano, aquellos que causan las peleas pero que no se ven envueltos en ellas. Anhelan el protagonismo. En la adolescencia, son fríos y distantes, con poco éxito social, rodeados de uno o dos amigos, a los que manipulan. Y en la adultez se distinguen por ser arrogantes, manifestándose como poseídos de la verdad, la razón y la justicia.

A primera vista parecen sujetos controlados, sociables y aceptables, pero tras esta máscara se esconde un cúmulo de intenciones y procesos inconscientes mucho más complicado y enrevesado.
¿Quiénes son las víctimas de los depredadores emocionales?

Las víctimas se caracterizan por ser personas bondadosas, honestas, generosas, optimistas, con fuerza espiritual… Son aquellas personas que presentan características que el depredador humano anhela y envidia, características que no ha tenido. Se convertirán en un chivo expiatorio responsable de todos los males.

Un depredador emocional busca a este tipo de personas, para absorberles su energía y vitalidad. Es decir, quieren absorber aquello que envidian.

Las víctimas resultan sospechosas a ojos de los demás, ya que el proceso de acoso moral ocurre de tal manera que hace que la víctima sea vista como culpable, ya que la gente se imagina o piensa que ésta consiente o es cómplice, conscientemente o no, de las agresiones que recibe.

A menudo, oímos decir que, si una persona es víctima, es por su debilidad o carencia; pero, por el contrario, podemos observar que son elegidas por algo que tienen de más, por algo que el agresor quiere apropiarse.

Pueden parecer ingenuas y crédulas, ya que no se imaginan que el otro es básicamente un destructor e intentan encontrar explicaciones lógicas. Comienzan a justificarse, intentando ser transparentes. Comprenden o perdonan porque aman o admiran, incluso consideran que tienen que ayudar porque son las únicas que comprenden al otro del todo. Sienten que tienen una misión que cumplir.

Mientras que el depredador emocional se agarra a su propia rigidez, las víctimas intentan adaptarse, procurando comprender qué desean consciente o inconscientemente su perseguidor y no dejan de preguntarse nunca por su propia parte de culpabilidad.


¿Te gustó el artículo?

Entradas más populares de este blog

Que hacer para que un hombre te eche de menos y te busque

Echar de menos a otra persona es un sentimiento que forma parte del proceso de enamoramiento. Las mujeres son tan comunicativas que a veces, no respetan los tiempos. ¿Cómo puedes conseguir que un hombre te eche de menos y te busque? La ausencia alimenta el deseo y es uno de los trucos para ligar.
Cómo hacerte extrañar
1. En primer lugar, altera el ritmo en el que respondes a sus mensajes. Hazle esperar. Este tip es especialmente efectivo en el caso de que antes respondieras de forma automática. Al actuar de esta forma, le das que pensar y tendrá miedo de perderte.
2. Rechaza algunas de sus invitaciones. Este tip es especialmente efectivo para no demostrarle que es el centro de tu mundo. Demuéstrale que tienes tu propia vida, por tanto, organiza planes con tus amigos, con tu familia y de forma autónoma para tener tu propio espacio.
3. Anímate a organizar un viaje con amigos. Los días en los que estés fuera te echará mucho de menos y estará deseando verte a tu regreso. Durante tu viaje, ev…

CERRADO POR DEFUNCIÓN

Imagina que un día, cuando llegas a tu puesto de trabajo encuentras la puerta cerrada y un cartel que pone: “Cerrado por defunción”… Esto es más o menos lo que les ocurrió a los protagonistas del cuento para reflexionar que hoy queremos compartir con nuestros lectores. Allá va…
Un día, cuando los empleados de una gran empresa llegaron a trabajar, encontraron en la recepción un enorme letrero en el que estaba escrito:
“Ayer falleció la persona que impedía el crecimiento de Usted en esta empresa. Está invitado al velatorio que se realizará esta tarde, cuando finalice la jornada laboral, en el área de deportes”.
Al comienzo, todos se entristecieron por la muerte de uno de sus compañeros, pero después comenzaron a sentir curiosidad por saber quién era el que estaba impidiendo el crecimiento de sus compañeros y la empresa.
Miles de rumores se extendieron a la par que un silencio aplastaba el ambiente, nada como la muerte para introducirnos en nuestros pensamientos más existenciales.
Como e…

Las 5 bases del amor sano

El amor sano es aquel sentimiento que te aporta mucha energía positiva a tu vida, te hace sentir bien, te ayuda a desarrollarte como persona. Por el contrario, el amor tóxico es aquel que condiciona nuestra autoestima causando estrés y malestar. Conviene romper con estereotipos sentimentales para sentar las bases del amor sano.
Cinco claves de bienestar sentimental
1. En primer lugar, el amor no es dar sin esperar nada a cambio. También debes ser consciente de tu propio valor y de que mereces ser feliz de verdad. Es decir, aspira a mantener una relación en la que existe una justa proporción del equilibrio en la balanza de los afectos. Amar y no sentirte amado produce un desgaste inevitable incluso cuando la persona intenta engañarse como consecuencia de las falsas esperanzas.2. Está claro que cuando una persona se enamora y se implica en una relación estable toma decisiones importantes en su vida. Sin embargo, el amor sano es aquel que no te…