Ir al contenido principal

Carta concreta de Aleida a un hombre abstracto

“Te escribo estas líneas, a ver si te sobrepones a los prejuicios y finalmente te atreves a dar la cara. Sé que puede ser mucho pedir, pues la valentía masculina no es una virtud cuando el campo de maniobras deja de ser una oficina o un bar, lejos de tus colegas de oficina, tus amigos de tragos o tus ex compañeros de estudio. A diferencia de ellos, conmigo no tienes que fanfarronear, porque no me interesa saber de tus conquistas ni pretendo que me ocultes tus derrotas.

Aunque no voy a encubrir tus equivocaciones, ni a justificar tus errores, tampoco soy tu enemiga, ni quiero ser tu verdugo. Contrario a lo que pasa con algunos de esos que te acompañan a tomar whisky en las tardes de viernes, después del trabajo, yo no aspiro a que te boten de la empresa, para tomarme por asalto tu amplia oficina. Tampoco cruzo los dedos para que las cosas te salgan mal, o para que te trasladen a una sede remota en algún paraje inaccesible del continente.

No esperes que yo sea tu aliada para hacer caer a nadie, pero tampoco dejaré que nadie te apuñale por la espalda. Sin embargo, tampoco quiero ser para ti apenas una amiga a la que puedas acudir de vez en cuando, a confiarle tus desventuras. Yo quiero estar contigo cuando pases por la soledad del fracaso, cuando atravieses el desierto de las penas o cuando se te venga encima el agobio de la depresión.

No quiero que seas un superhombre, ni te necesito infalible. No necesito un dios al cual venerar sin reparos, sino a un hombre al que pueda amar sin rodeos. Cuando sea yo la que esté en la inmunda, no espero que te compadezcas de mí, ni que tengas la palabra precisa, ni que le des solución mágica a mis problemas. Sólo me basta con saber que estás ahí. No es necesario que seas una roca cuando lo que yo necesito es un halo de viento fresco. No busco unos brazos fuertes en los cuales refugiarme, sino una mano tendida de la cual sostenerme mientras camino en medio de la oscuridad.

Sé que a muchos hombres les da miedo aceptar lo que sienten. No es indispensable que me quieras mucho, me conformo con que sólo me quieras; pero, eso sí, recuérdamelo con frecuencia. Deseo oírlo de tus labios, mientras me miras fijamente a los ojos. No te dé miedo ser cursi, ya verás lo lindo que se siente.

A la hora de la intimidad, no creas que busco una máquina de hacer el amor, créeme que eso se puede resolver con simpáticos y efectivos juguetes de pilas. En la cama no tienes que demostrarme nada, por eso no quiero un semental ni me parece divertido un acróbata. El sexo, aunque sublime, no es un fin, sino una manifestación más de compañía y confianza, de placer y de entrega; uno de nuestros muchos puntos de encuentro.

Si alguna vez me pones los cuernos, te ruego que me lo digas, pues aunque no sé si pueda ser comprensiva o me quede difícil perdonarte, si me entero por otros medios, la posibilidad de reconciliación habrá desaparecido casi por completo.

Claro que vamos a tener muchas diferencias, pero la mayoría se podrán superar; al fin ya al cabo no se trata de cerrar caminos, sino de buscar salidas. Prometo no enojarme con retroactividad, pero tú me garantizas que no te vas a molestar por anticipado. Y, sobre todo, no nos preocupemos por los problemas que no tengan solución.

Sabes que te puedo oír aun en silencio, así que nunca me levantes la voz ni me saques en cara los defectos; desde el comienzo los conoces. Si un día me faltas al respeto, lo asumiré como un doloroso gesto de despedida. Mi cuerpo y mi conciencia son intolerantes a los abusos.

Bien sea que estés conmigo sólo una noche o decidas quedarte toda una vida, no lo hagas por inercia, porque, igual, me voy a dar cuenta. Y cuando resuelvas irte, no huyas sin despedirte ni caminando de puntillas; ten la entereza de salir andando con la misma seguridad que exhibías al incursionar en mi vida.

Ven, que el mundo está cambiando y no te puedes quedar ahí; esto no te lo puedes perder.

De todo corazón”,

Aleida

Entradas más populares de este blog

El Reloj Biológico Chino; ¡No falla!

En la medicina tradicional china hay un tiempo para cada cosa, organizarse bien y saber que actividades hacer en cada momento del día es crucial para la salud. Nuestros cuerpos funcionan como relojes mecánicos, cada órgano y meridiano tiene un período de unas dos horas en que el qi (energía) está en el nivel máximo.
En la medicina china el día se divide en 12 períodos de dos horas, son las llamadas “12 ramas terrestres” y reciben los nombres siguientes: zi, chou, yin, mao, chen, si, wu, wei, shen, you, xu y hai.
Los 12 meridianos son los ríos a través de los cuales el qi recorre nuestro cuerpo llegando hasta cada uno de los órganos, éstos funcionan mejor cuando el flujo de energía que reciben es mayor. Por lo tanto el llevar a cabo cierta actividad en el momento adecuado asegura que los órganos y sistemas involucrados estarán en las mejores condiciones. Los trastornos en el flujo de energía derivan en problemas de salud.
Este ciclo de 24 horas se cree que ayuda a saber cuándo hacer e…

CERRADO POR DEFUNCIÓN

Imagina que un día, cuando llegas a tu puesto de trabajo encuentras la puerta cerrada y un cartel que pone: “Cerrado por defunción”… Esto es más o menos lo que les ocurrió a los protagonistas del cuento para reflexionar que hoy queremos compartir con nuestros lectores. Allá va…
Un día, cuando los empleados de una gran empresa llegaron a trabajar, encontraron en la recepción un enorme letrero en el que estaba escrito:
“Ayer falleció la persona que impedía el crecimiento de Usted en esta empresa. Está invitado al velatorio que se realizará esta tarde, cuando finalice la jornada laboral, en el área de deportes”.
Al comienzo, todos se entristecieron por la muerte de uno de sus compañeros, pero después comenzaron a sentir curiosidad por saber quién era el que estaba impidiendo el crecimiento de sus compañeros y la empresa.
Miles de rumores se extendieron a la par que un silencio aplastaba el ambiente, nada como la muerte para introducirnos en nuestros pensamientos más existenciales.
Como e…

La Hipocresía Espiritual; La Doble Moral

Estamos habituados al tráfico de frases y fotos espirituales, que no se sostienen, porque nuestra adicción emocional destroza lo que escribimos con la mano, con el codo.
Nadie puede ser lo que verdaderamente no es.
Lleno de confundidos que abogan por la paz, pero defienden y promueven la pena de muerte. Gurus que enseñan yoga, y no pierden la oportunidad de generar improperios contra cualquier cuestión que se oponga a sus ideas.
Defensores de animales, que luego se hacen un regio asado, pues la vaca es diferente al perro o al gato.
Repetidores de palabras decoradas, y poetas de ocasión, que luego cuando algo no les agrada insultan peor que barras bravas.
Esta doble moral es el reflejo de la mentira obscena de los adictos al sahumerio.
Si quiere caminar dentro del sendero espiritual, tendrá que controlar sus emociones desordenadas que revelan que aún ni siquiera abrió la puerta.
Las vestimentas y los adornos, junto con la peregrinación académica, no garantiza que despierte.
Y MENOS QU…