Ir al contenido principal

El neurólogo que amaba escuchar

Tendría yo unos diez años cuando mi padre, médico rural, solía llevarme los domingos al hospital psiquiátrico de Vila-seca, cerca de Tarragona. Todos conocían ese centro como el manicomio o el lugar donde se encerraba a los locos, y mi padre lo visitaba regularmente para atender las enfermedades ordinarias de los pacientes, mientras que los trastornos mentales los trataban otros a golpe de inyecciones de trementina, camisas de fuerza y electroshocks.

Siete décadas después, las cosas han cambiado. La locura ha quedado en un plano más literario gracias a la contribución de grandes mentes como la del neurólogo y escritor Oliver Sacks. Con una enorme curiosidad, fue uno de los mayores exploradores de lo que a los humanos nos pasa por dentro. Se lanzó a indagar qué fallaba en el cerebro de aquellas personas díscolas a quienes el resto de los mortales daban la espalda –incluidos los propios psiquiatras de la época, que supuestamente las trataban– y darlo a conocer al mundo. Hoy ya no tratamos a «locos», sino a personas.

Sacks tenía una gran pasión por la música, la química, la botánica, la zoología… pero quizá la mayor de todas era escribir. Lo hizo desde bien joven e incluso quiso ser escritor antes de meterse en el cerebro de los demás. Cuando lo conocí en su piso de Nueva York, hará unos nueve años, acumulaba más de seiscientos cincuenta diarios con sus vivencias. De allí saldrían sus numerosos libros, en los que pone en común los entresijos de la mente. Secretos que pudo desvelar con algo de lo que no todos los médicos pueden presumir: interés y dedicación por los demás. En sus propias palabras, le gustaba «escuchar mucho y apreciar las cualidades personales del paciente».

Oliver Sacks se fue hace unas semanas, pero su inmenso conocimiento, plasmado en sus escritos, se queda con nosotros.

¿Quién fue?
Neurólogo y escritor británico, vivió 82 años. Desarrolló su carrera sobre todo en Estados Unidos. Fue profesor de Neurología en la New York University School of Medicine y en Columbia University. Publicó muchos libros divulgativos; algunos fueron llevados al cine y la televisión.

¿De dónde venía?
Nació en Londres en 1933, hijo de un médico y de una cirujana –de las primeras que hubo– judíos. Fue el menor de cuatro hermanos y ya de niño le fascinaba la química. Sus intereses evolucionaron hacia las plantas, luego los animales y, finalmente, el ser humano.

¿Qué aportó?
Una mayor comprensión de los trastornos mentales por su experiencia con pacientes e incluso con sus propios problemas de salud. Casos que ha difundido en Despertares, El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, Musicofilia o Los ojos de la mente.

La anécdota
Nunca antes de visitar a Sacks en su casa me había encontrado con una tabla periódica de los elementos en un lavabo. Obsesionado por la química, coleccionaba estas tablas, con las que decoraba su piso. Tenía incluso una de patchwork cubriendo su cama que rezaba «Durmiendo bajo los elementos».

¿Te gustó el artículo? Mira más pinchando aquí.

Entradas más populares de este blog

Que hacer para que un hombre te eche de menos y te busque

Echar de menos a otra persona es un sentimiento que forma parte del proceso de enamoramiento. Las mujeres son tan comunicativas que a veces, no respetan los tiempos. ¿Cómo puedes conseguir que un hombre te eche de menos y te busque? La ausencia alimenta el deseo y es uno de los trucos para ligar.
Cómo hacerte extrañar
1. En primer lugar, altera el ritmo en el que respondes a sus mensajes. Hazle esperar. Este tip es especialmente efectivo en el caso de que antes respondieras de forma automática. Al actuar de esta forma, le das que pensar y tendrá miedo de perderte.
2. Rechaza algunas de sus invitaciones. Este tip es especialmente efectivo para no demostrarle que es el centro de tu mundo. Demuéstrale que tienes tu propia vida, por tanto, organiza planes con tus amigos, con tu familia y de forma autónoma para tener tu propio espacio.
3. Anímate a organizar un viaje con amigos. Los días en los que estés fuera te echará mucho de menos y estará deseando verte a tu regreso. Durante tu viaje, ev…

CERRADO POR DEFUNCIÓN

Imagina que un día, cuando llegas a tu puesto de trabajo encuentras la puerta cerrada y un cartel que pone: “Cerrado por defunción”… Esto es más o menos lo que les ocurrió a los protagonistas del cuento para reflexionar que hoy queremos compartir con nuestros lectores. Allá va…
Un día, cuando los empleados de una gran empresa llegaron a trabajar, encontraron en la recepción un enorme letrero en el que estaba escrito:
“Ayer falleció la persona que impedía el crecimiento de Usted en esta empresa. Está invitado al velatorio que se realizará esta tarde, cuando finalice la jornada laboral, en el área de deportes”.
Al comienzo, todos se entristecieron por la muerte de uno de sus compañeros, pero después comenzaron a sentir curiosidad por saber quién era el que estaba impidiendo el crecimiento de sus compañeros y la empresa.
Miles de rumores se extendieron a la par que un silencio aplastaba el ambiente, nada como la muerte para introducirnos en nuestros pensamientos más existenciales.
Como e…

Las 5 bases del amor sano

El amor sano es aquel sentimiento que te aporta mucha energía positiva a tu vida, te hace sentir bien, te ayuda a desarrollarte como persona. Por el contrario, el amor tóxico es aquel que condiciona nuestra autoestima causando estrés y malestar. Conviene romper con estereotipos sentimentales para sentar las bases del amor sano.
Cinco claves de bienestar sentimental
1. En primer lugar, el amor no es dar sin esperar nada a cambio. También debes ser consciente de tu propio valor y de que mereces ser feliz de verdad. Es decir, aspira a mantener una relación en la que existe una justa proporción del equilibrio en la balanza de los afectos. Amar y no sentirte amado produce un desgaste inevitable incluso cuando la persona intenta engañarse como consecuencia de las falsas esperanzas.2. Está claro que cuando una persona se enamora y se implica en una relación estable toma decisiones importantes en su vida. Sin embargo, el amor sano es aquel que no te…