Ir al contenido principal

Señales que indican que eres una persona tóxica

Hemos hablado mucho sobre tipos de personas tóxicas que pueden estar a nuestro alrededor. Pero, ¿qué pasaría si la persona tóxica la fueses tú? Una persona que se autointoxica y se hace daño a sí misma.

Siempre es más sencillo ver la paja en el ojo ajeno, pero tal vez diferentes relaciones o personas te hacen daño porque tú lo estás permitiendo.

Quizás, tus actos y tus decisiones sean más negativos de lo que piensas. Por eso, hoy vamos a descubrirte 5 señales que puede que te estén convirtiendo en una persona tóxica.

1. Quedarse al lado de quien te hace daño

¿Por qué te mantienes al lado de esa persona que tanto daño te está haciendo? Si lo permites, la culpa no es de esa persona, ¡es tuya! Puede que no estéis hechos para convivir juntos, que no seáis compatibles porque no tenéis la misma visión del mundo ni los mismos valores. A pesar de sus menosprecios, tú continúas a tu lado. Cuando actúas de esta manera, eres una persona tóxica. Tal vez no con respecto a los demás, pero sí contigo mismo. No te estás queriendo, no te estás protegiendo de la toxicidad que impregna tu relación. Es más, la defiendes quedándote al lado de alguien que sabes que te está destruyendo.

2. Culparse por los errores cometidos

Nadie es perfecto y todos cometemos errores. Por eso, es importante empezar a verlos como oportunidades para aprender y seguir adelante. Si no somos capaces de hacer esto y nos recriminamos constantemente por esas equivocaciones del pasado, nos estamos haciendo daño y nos impedimos avanzar. Seguramente, te hayas convertido en una persona demasiado perfeccionista o que se exige demasiado. Eres tan rígida contigo misma que cualquier error, por pequeño que sea, para ti será algo muy grave. Aprende a aceptar tus errores y a no culparte por ellos. Equivocarse es positivo, así que no les des a tus equivocaciones un poder tóxico.

3. Reprimir las emociones

Por circunstancias de la vida, puede que hayas pasado por relaciones complicadas en las que te hayan hecho mucho daño. Esto ha provocado que reprimas tus emociones con el fin de protegerte. Lo que no sabes es que hacer esto es mucho más tóxico de lo que piensas. Si ignoras tus emociones, si las reprimes y las encarcelas, aflorarán otras negativas. Debes aprender a expresarlas sin miedo, porque en esta vida hay que arriesgarse. Además, las emociones son como los deseos, están para ser transmitidas. Si reprimes tus emociones, tarde o temprano te consumirás. Te volverás una persona triste que no se permitirá amar ni ser amada. No te lo mereces. Expresa lo que sientes.

4. Ser pesimista

La vida no es fácil, pero adoptar una actitud pesimista no es la mejor de nuestras opciones. Esto se reflejará en tu persona y también transmitirás esta sensación a los demás. Por muy difícil que sea el momento que estás viviendo, tu actitud pesimista no lo está mejorando; es más, lo estás haciendo mucho peor de lo que seguramente es. Entre las personas tóxicas existe un perfil denominado de esta manera, los pesimistas y quejicas. ¿De verdad quieres ser tú una de ellas? El optimismo será tu mejor aliado y evitará tu propia autotoxicidad.

5. Los demás siempre primero

Pensar en ti no te hace ser una persona egoísta, sino una persona que se ama a sí misma y que se protege de esta forma. Estamos acostumbrados a que nos digan que siempre debemos preocuparnos por el bienestar de los demás pero, ¿y olvidarnos de nosotros mismos? Cuando cambias esta situación, muchos pueden verte como una persona egoísta, incluso tú mismo puedes sentirte como tal. Lo que no sabes es que te estás convirtiendo en una persona menos tóxica. En ocasiones, tú mismo te conviertes en una persona tóxica gratuitamente y sin saberlo. No sabemos que la toxicidad no solo es hacia los demás, sino también hacia nosotros mismos.

Aprende a analizarte, no tengas miedo a descubrir cosas en ti que lo más probable es que no te gusten. Todos cometemos errores, pero en nuestro poder está rectificarlos.

¿Te gustó el artículo?

Entradas más populares de este blog

CERRADO POR DEFUNCIÓN

Imagina que un día, cuando llegas a tu puesto de trabajo encuentras la puerta cerrada y un cartel que pone: “Cerrado por defunción”… Esto es más o menos lo que les ocurrió a los protagonistas del cuento para reflexionar que hoy queremos compartir con nuestros lectores. Allá va…
Un día, cuando los empleados de una gran empresa llegaron a trabajar, encontraron en la recepción un enorme letrero en el que estaba escrito:
“Ayer falleció la persona que impedía el crecimiento de Usted en esta empresa. Está invitado al velatorio que se realizará esta tarde, cuando finalice la jornada laboral, en el área de deportes”.
Al comienzo, todos se entristecieron por la muerte de uno de sus compañeros, pero después comenzaron a sentir curiosidad por saber quién era el que estaba impidiendo el crecimiento de sus compañeros y la empresa.
Miles de rumores se extendieron a la par que un silencio aplastaba el ambiente, nada como la muerte para introducirnos en nuestros pensamientos más existenciales.
Como e…

Trastorno narcisista de la personalidad

Hoy ponemos el punto de atención en describir cuáles son los rasgos característicos del trastorno narcisista de la personalidad puesto que esto puede ayudarnos a identificar si nosotros mismos tenemos tendencia a estas actitudes de búsqueda constante de admiración por parte de los demás o por el contrario observamos que alguien de nuestro entorno está en este punto.

El Reloj Biológico Chino; ¡No falla!

En la medicina tradicional china hay un tiempo para cada cosa, organizarse bien y saber que actividades hacer en cada momento del día es crucial para la salud. Nuestros cuerpos funcionan como relojes mecánicos, cada órgano y meridiano tiene un período de unas dos horas en que el qi (energía) está en el nivel máximo.
En la medicina china el día se divide en 12 períodos de dos horas, son las llamadas “12 ramas terrestres” y reciben los nombres siguientes: zi, chou, yin, mao, chen, si, wu, wei, shen, you, xu y hai.
Los 12 meridianos son los ríos a través de los cuales el qi recorre nuestro cuerpo llegando hasta cada uno de los órganos, éstos funcionan mejor cuando el flujo de energía que reciben es mayor. Por lo tanto el llevar a cabo cierta actividad en el momento adecuado asegura que los órganos y sistemas involucrados estarán en las mejores condiciones. Los trastornos en el flujo de energía derivan en problemas de salud.
Este ciclo de 24 horas se cree que ayuda a saber cuándo hacer e…