Ir al contenido principal

Ya te preguntaste ¿Cuanto vales?

¿Te lo has preguntado alguna vez? ¿Cuanto vales? “El precio que te pones decide tu valor. La subestimación de ti mismo te costará muy caro”. (Autor desconocido).

En mi opinión, salvo los vanidosos, los presuntuosos, los inmodestos, los presumidos, los engreídos y los pedantes, los arrogantes y los orgullosos, o sea, salvo todos los ególatras cuyo concepto de sí mismos está injustificadamente sobrevalorado, el resto de personas, los normales, en general tienen un concepto de sí mismos cuya tasación queda por debajo de la que harían nuestros seres queridos y los que de verdad nos conocen.

No sé si es una falsa modestia o es que las cosas de uno que están bien parecen que son “normales” y no tienen importancia y por eso no se aprecian en su justa medida, pero el caso es que cuando uno revisa el concepto que tiene de sí mismo generalmente la parte más pesimista de la Autoestima y una innecesaria y falsa modestia se presentan rápidamente a poner nota.

Atrévete a hacerte la pregunta: ¿Cuánto vales?

Y atrévete a ser sincero, honesto, justo, y a no sobrevalorar las cosas que no te gustan de ti mientras que, por el contrario, infravaloras las que son buenas.

La modestia está muy mal entendida. Se lía con el orgullo y con el ego y se enzarza en discusiones donde le bombardean con opiniones distintas y al final se queda desequilibrada.

Valora lo que realmente vales, según tu alma.

Porque hay personas para quien lo importante es su estatus, y si han alcanzado uno interesante se tasan alto –y es una mala vara de medir- y si no lo han logrado se sienten fracasados –porque han usado mal una mala vara de medir-.

También hay personas que se equivocan en la autovaloración, y se desprestigian e infravaloran porque llevan dentro de sí un enemigo acérrimo, un frustrado negativo, un auto-saboteador agobiante, y no son capaces de apreciar sus cosas buenas porque dan preponderancia a las menos buenas.

También hay personas que no se atreven a ponerse nota. Le tienen miedo. Miedo a ponerse un 5 y que se le caiga la moral al suelo y la Autoestima a los infiernos. O que sea un 4 en cuyo caso sería aún más terrorífico. O un 3, que marcaría el punto de no retorno a la normalidad. Es posible –digo que “es posible”- que, por su mala costumbre habitual, no se hayan dado cuenta y no estén respetando la condición que yo he puesto para valorarse, que está unos párrafos más atrás y repito: “Valora lo que realmente vales, según tu alma”.

No te valores desde tu situación económica o sentimental, no te valores desde un punto de vista social o de un éxito mundano brillante o ausente, que son asuntos pasajeros.

Valora lo que vales como persona, como Ser Humano, como corazón, por tu buena voluntad y por tus principios.

Valórate por lo que eres, no por el personaje que estés viviendo.

Hazte de nuevo la pregunta: ¿Cuanto vales?

Es importante que te tomes el tiempo necesario –horas o días-, y que pongas en la balanza todas aquellas cosas buenas a las que no das la importancia que tienen, que te recuerdes en todos tus momentos amorosos, cuando abrazas, cuando consuelas, cuando escuchas, cuando te entregas, cuando das una parte de lo que tienes, cuando tienes gestos amables, cuando sonríes a cambio de nada, cuando te emocionas y te tiembla el corazón, cuando juegas, cuando ayudas, cuando notas escalofríos emocionantes, cuando te sientes en contacto con el Ser Superior o con la Tierra, cuando notas piedad o conmiseración hacia el prójimo, cuando te sientes en paz…

¿Te gustó el artículo?

Entradas más populares de este blog

CERRADO POR DEFUNCIÓN

Imagina que un día, cuando llegas a tu puesto de trabajo encuentras la puerta cerrada y un cartel que pone: “Cerrado por defunción”… Esto es más o menos lo que les ocurrió a los protagonistas del cuento para reflexionar que hoy queremos compartir con nuestros lectores. Allá va…
Un día, cuando los empleados de una gran empresa llegaron a trabajar, encontraron en la recepción un enorme letrero en el que estaba escrito:
“Ayer falleció la persona que impedía el crecimiento de Usted en esta empresa. Está invitado al velatorio que se realizará esta tarde, cuando finalice la jornada laboral, en el área de deportes”.
Al comienzo, todos se entristecieron por la muerte de uno de sus compañeros, pero después comenzaron a sentir curiosidad por saber quién era el que estaba impidiendo el crecimiento de sus compañeros y la empresa.
Miles de rumores se extendieron a la par que un silencio aplastaba el ambiente, nada como la muerte para introducirnos en nuestros pensamientos más existenciales.
Como e…

Trastorno narcisista de la personalidad

Hoy ponemos el punto de atención en describir cuáles son los rasgos característicos del trastorno narcisista de la personalidad puesto que esto puede ayudarnos a identificar si nosotros mismos tenemos tendencia a estas actitudes de búsqueda constante de admiración por parte de los demás o por el contrario observamos que alguien de nuestro entorno está en este punto.

El Reloj Biológico Chino; ¡No falla!

En la medicina tradicional china hay un tiempo para cada cosa, organizarse bien y saber que actividades hacer en cada momento del día es crucial para la salud. Nuestros cuerpos funcionan como relojes mecánicos, cada órgano y meridiano tiene un período de unas dos horas en que el qi (energía) está en el nivel máximo.
En la medicina china el día se divide en 12 períodos de dos horas, son las llamadas “12 ramas terrestres” y reciben los nombres siguientes: zi, chou, yin, mao, chen, si, wu, wei, shen, you, xu y hai.
Los 12 meridianos son los ríos a través de los cuales el qi recorre nuestro cuerpo llegando hasta cada uno de los órganos, éstos funcionan mejor cuando el flujo de energía que reciben es mayor. Por lo tanto el llevar a cabo cierta actividad en el momento adecuado asegura que los órganos y sistemas involucrados estarán en las mejores condiciones. Los trastornos en el flujo de energía derivan en problemas de salud.
Este ciclo de 24 horas se cree que ayuda a saber cuándo hacer e…