Ir al contenido principal

No confundas Querer con Amar

Nadie nos ha enseñado que es el amor sino más bien todo lo contrario. Todas esas creencias o mitos populares, a cual más absurdo, que circulan por ahí con relación al amor nos han condicionado terriblemente y aunque no seamos conscientes de ello nos influyen de manera muy negativa.

Muchos de nosotros confundimos querer con amar y aunque los dos términos suenen parecidos no tienen nada que ver. Querer es un acto egoísta, se quiere desde el ego. Cuando queremos lo hacemos desde la carencia y la necesidad esperando algo a cambio y cuando amamos, sin embargo, lo hacemos desde un estado de plenitud; se ama desde la Esencia y de manera incondicional.

El amor verdadero nada tiene que ver con la pareja, con el enamoramiento, con la pasión o con el deseo. No es el amor de las canciones románticas, ni el que vemos en las películas o en los cuentos.

El amor verdadero es un estado del ser que no está condicionado a nada ni a nadie.

Como bien define Astiko: “El amor no es una emoción que te agita para bien y para mal que te sube a las alturas y luego te baja en picado a las tinieblas, que te llena de ilusión o desilusión. El amor es la esencia, profundamente silenciosa y eterna, que lo acoge todo.”

Cuando llegamos a este mundo éramos amor (y lo seguimos siendo) estábamos plenamente conectados, pero algo pasó. Irrumpimos bruscamente en este plano y eso nos asustó. Creímos que estábamos solos, nos sentimos indefensos y pensamos que teníamos que luchar por sobrevivir. La confusión se apoderó de nosotros.

La luz se volvió oscuridad y nos sentimos perdidos. Al nacer nos desconectamos de la fuente. Como la fuente es amor y nosotros nos sentimos separados de ella (gracias a nuestro ego) experimentamos un vacío enorme y nos vimos abocados a buscar fuera ese amor que creímos haber perdido…

Crecimos heridos emocionalmente y nos convertimos en mendigos sin saber que éramos ricos. Esa búsqueda incansable de amor que tanto nos desgasta nunca dará sus frutos, nunca nadie nos va a dar ese amor que tanto anhelamos y andamos buscando desesperadamente… Ese amor solo lo sentiremos de nuevo cuando seamos capaces de volver a conectar con nuestra esencia.


¿Te gustó el artículo?

Entradas más populares de este blog

CERRADO POR DEFUNCIÓN

Imagina que un día, cuando llegas a tu puesto de trabajo encuentras la puerta cerrada y un cartel que pone: “Cerrado por defunción”… Esto es más o menos lo que les ocurrió a los protagonistas del cuento para reflexionar que hoy queremos compartir con nuestros lectores. Allá va…
Un día, cuando los empleados de una gran empresa llegaron a trabajar, encontraron en la recepción un enorme letrero en el que estaba escrito:
“Ayer falleció la persona que impedía el crecimiento de Usted en esta empresa. Está invitado al velatorio que se realizará esta tarde, cuando finalice la jornada laboral, en el área de deportes”.
Al comienzo, todos se entristecieron por la muerte de uno de sus compañeros, pero después comenzaron a sentir curiosidad por saber quién era el que estaba impidiendo el crecimiento de sus compañeros y la empresa.
Miles de rumores se extendieron a la par que un silencio aplastaba el ambiente, nada como la muerte para introducirnos en nuestros pensamientos más existenciales.
Como e…

Trastorno narcisista de la personalidad

Hoy ponemos el punto de atención en describir cuáles son los rasgos característicos del trastorno narcisista de la personalidad puesto que esto puede ayudarnos a identificar si nosotros mismos tenemos tendencia a estas actitudes de búsqueda constante de admiración por parte de los demás o por el contrario observamos que alguien de nuestro entorno está en este punto.

El Reloj Biológico Chino; ¡No falla!

En la medicina tradicional china hay un tiempo para cada cosa, organizarse bien y saber que actividades hacer en cada momento del día es crucial para la salud. Nuestros cuerpos funcionan como relojes mecánicos, cada órgano y meridiano tiene un período de unas dos horas en que el qi (energía) está en el nivel máximo.
En la medicina china el día se divide en 12 períodos de dos horas, son las llamadas “12 ramas terrestres” y reciben los nombres siguientes: zi, chou, yin, mao, chen, si, wu, wei, shen, you, xu y hai.
Los 12 meridianos son los ríos a través de los cuales el qi recorre nuestro cuerpo llegando hasta cada uno de los órganos, éstos funcionan mejor cuando el flujo de energía que reciben es mayor. Por lo tanto el llevar a cabo cierta actividad en el momento adecuado asegura que los órganos y sistemas involucrados estarán en las mejores condiciones. Los trastornos en el flujo de energía derivan en problemas de salud.
Este ciclo de 24 horas se cree que ayuda a saber cuándo hacer e…